Noticias

Rejuvenece tu televisión con un reproductor multimedia

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en GoogleBuzz
  • Imprimir
Con un dispositivo multimedia externo, un aparato corriente puede obtener las funciones de un televisor nuevo, como acceso a laptops y servicios en línea.

 

  • 478x324 Los reproductores multimedia pueden rejuvenecer aparatos viejos y brindarles las funciones de un televisor nuevo, como acceso a laptops y servicios en línea. (DPA)

  • 478x324 Los reproductores multimedia pueden rejuvenecer aparatos viejos y brindarles las funciones de un televisor nuevo, como acceso a laptops y servicios en línea. (DPA)

    DPA 04/07/2014 08:20 PM

    No a todo el mundo le gusta invertir constantemente dinero en la compra de aparatos ultramodernos. En cuanto a los televisores, por ejemplo, esto tampoco es necesario siempre. Con un reproductor multimedia externo es posible dar a un aparato corriente muchas de las funciones que tiene un televisor nuevo.

    Sea con forma de "box" (caja) o USB, los reproductores multimedia generalmente se conectan por HDMI (interfaz multimedia de alta definición)  y trasladan a la pantalla contenidos de internet o de la red doméstica. Además, muchas veces también es posible navegar.

    Los reproductores incluso pueden acceder a contenidos de dispositivos móviles en la red, explica Roland Stehle, experto alemán en electrónica de consumo y comunicación. Y muchas veces también ofrecen acceso a las ofertas de servicios de streaming.

    Según Andreas Nolde, redactor de la revista de computación Chip, comprar un reproductor de red tiene sentido cuando ni el televisor ni el reproductor Blu-ray tienen integradas funciones de reproducción multimedia y streaming. “Actualmente, esto ya solo es el caso de los aparatos de gama baja y los anteriores a 2013”, dice Nolde. Los reproductores multimedia pueden dar a esos aparatos una segunda vida.

    La oferta de reproductores multimedia es casi infinita, dice Nolde. Muchas veces está instalado en los dispositivos el sistema operativo Android. Tanto Google como Apple están presentes en el mercado de los reproductores multimedia con el Chromecast-Stick (35 euros o 48 dólares) y el Apple-TV Box (100 euros o 137 dólares), respectivamente. Muchos fabricantes también ofrecen reproductores con un sistema operativo propio, por ejemplo Western Digital con el WD TV HD Live (80 euros o 109 dólares).

    Si el reproductor tiene Android, los usuarios pueden instalar cualquier app, por ejemplo la plataforma XMBC de Media Center, desarrollada por usuarios, dice Andreas Nolde. “En cambio, Chromecast y Apple TV representan más bien un mundo cerrado y dependen de las aplicaciones y servicios de contenidos preestablecidos por los fabricantes”.

    Dependiendo de la plataforma y el modelo, el manejo es muy diferente. “El de Apple TV es muy sencillo y el usuario tampoco tiene problemas con un WD TV Life”, dice Nolde. “Las soluciones basadas en Android exigen del usuario la misma destreza que los celulares con este sistema operativo». Tales aparatos ofrecen a los usuarios posibilidades muy variadas, aunque también implican el riesgo de que se cometan bastante más errores.

    Quien compra un reproductor multimedia debe tener claro qué conexiones o funciones necesita, cuáles son los formatos a los que el reproductor tiene que dar soporte y qué servicios de streaming tienen que estar disponibles, dice Roland Stehle.

    Aunque el streaming inalámbrico muchas veces es la opción más interesante, “antes de comprar el reproductor hay que saber exactamente qué es lo que se quiere usar para luego elegir entre las distintas ofertas tomando en cuenta al proveedor”, recomienda Stehle. Muchas veces también conviene que exista la posibilidad de conectar directamente un disco duro o una USB de memoria, una opción que no ofrecen todos los reproductores.

    No es necesario invertir más de 100 euros en un reproductor multimedia, asegura Nolde. “Sin embargo, también hay soluciones bastante más caras que se distinguen por un hardware de alto rendimiento con muchas conexiones, una gran capacidad de almacenamiento y un procesador de varios núcleos”.

    Los precios de los aparatos de streaming tienden a bajar. Según la Asociación Alemana para Electrónica de Consumo y Comunicación, el precio medio en 2013 se situaba en 93 euros (127 dólares). Ya en el primer trimestre de 2014, el usuario solo tenía que pagar como promedio 71 euros (97 dólares) por un reproductor multimedia.

    En algunos casos incluso puede ser más conveniente no comprar un reproductor multimedia. Solo se debe examinar detenidamente las características de algunos aparatos ya disponibles, recomienda la revista SFT, que sometiÓ a un test varios reproductores multimedia.

    “Quizás, su viejo reproductor Blu-ray pueda hacer mucho más de lo que usted creía o no es hasta ahora que usted se da cuenta de que su videoconsola PS3 también puede funcionar plenamente como centro multimedia”, señala la revista multimedia alemana